Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Abr 21, 2021 in Actualidad, Opinión

España, a la vanguardia mundial en la lucha contra la violencia hacia nuestras niñas y niños

España, a la vanguardia mundial en la lucha contra la violencia hacia nuestras niñas y niños

AMuchas veces se utiliza el termino ‘histórico’ para definir ciertos acontecimientos sociales o políticos, y sin duda esta ocasión merece tal calificativo. Con la mejora de los instrumentos de protección jurídica de la infancia y adolescencia, que constituye una referencia para las Comunidades Autónomas en el desarrollo de su respectiva legislación en la materia, se lleva a cabo una profunda reforma del sistema de protección de menores 20 años después de la aprobación de la LO 1/1996 de Protección jurídica del menor. Se trata de un hito histórico que da cumplimiento a la obligación de protección de los niños, niñas y adolescentes, una necesidad urgente en nuestro país como así nos lo han reclamado los organismos internacionales como, por ejemplo, el Comité de los Derechos del Niño.

Este cambio legislativo va a suponer por primera vez en mucho tiempo que las políticas de infancia y adolescencia tengan un papel muy relevante en la agenda de prioridades de las instituciones del Estado, y que, tal y como siempre hemos defendido desde Izquierda Unida, los niños, niñas y adolescentes sean sujetos de pleno derecho que merecen total atención por parte de las administraciones publicas.

La norma busca establecer un nuevo paradigma de prevención y protección frente a la vulneración de derechos que significa la violencia sobre la infancia y la adolescencia en cualquiera de sus formas. Para ello, se basa en puntos clave, como dar una respuesta integral a un problema multidimensional, prestar especial atención a la prevención (a fin de evitar la violencia) y poner los mecanismos adecuados para evitar la revictimización.

Esta ley pionera es integral e incluye medidas en todos los ámbitos (prevención, actuación en el nivel educativo, apoyo familiar, servicios sociales, sanidad, regulación de la publicidad, redes sociales, justicia, etc.) Entre las muchas novedades concretas que incluye, cabe destacar las siguientes:

Se extiende el tiempo de prescripción de los delitos más graves cometidos contra las personas menores de edad, modificando la fecha de comienzo de cómputo del plazo: el plazo de prescripción se contará a partir de que la víctima haya cumplido los treinta y cinco años de edad.

Se asegura el derecho de los niños, niñas y adolescentes a ser escuchados en los expedientes de su interés, salvaguardando su derecho a la defensa, expresarse con libertad y garantizando su intimidad.

Se pauta como obligatoria la prueba preconstituida cuando la víctima sea una persona menor de catorce años o con discapacidad necesitada de especial protección, a fin de evitar que tenga que declarar más de una vez cuando son víctimas de un delito. Con ello se pretende evitar su revictimización.

Se crean asimismo nuevos tipos delictivos para evitar la impunidad de violencias ejercidas a través de medios tecnológicos y la comunicación, que producen graves riesgos para la vida y la integridad de las personas menores edad.

Se crea la figura del coordinador/a de bienestar y protección en los centros educativos, encargado de asegurar el adecuado funcionamiento de los protocolos de actuación frente a indicios de acoso escolar, ciberacoso, acoso sexual, violencia de género y cualquier otra forma de violencia.

Se establece que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad cuenten con unidades especializadas en la sensibilización, prevención de situaciones de violencia sobre personas menores de edad; e igualmente se establece formación específica y especializaciones en las carreras judicial y fiscal.

Mucha gente en muchos lugares, activistas, supervivientes de esta lacra, han empujado durante mucho tiempo para que esto sea una realidad. Por eso quiero trasmitir mi más sincera enhorabuena y agradecimiento. Gracias por seguir manteniendo esa llama de dignidad, por empujar lo que pesaba tanto, porque estos avances nos dan esperanza, nos hacen estar orgullosos de nuestro país y construyen nuestro futuro y el de las próximas generaciones.

Ana Peñalosa, concejala de Servicios Sociales en el Ayto de Segovia