Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Mar 10, 2019 in Actualidad, Provincia, Segovia

IU votará en contra de los presupuestos municipales para 2019

IU votará en contra de los presupuestos municipales para 2019

La organización lamenta que se hayan diseñado unos presupuestos al servicio de Cs, continuistas y que fomentan la falta de transparencia.

El acuerdo alcanzado entre PSOE y Ciudadanos para aprobar los presupuestos del Ayuntamiento para 2019 ya no sorprende a nadie a estas alturas. Desde 2017, la formación naranja ha sido el apoyo del equipo de Gobierno a la hora de sacar adelante presupuestos, lo que ha supuesto un claro alejamiento por parte del PSOE de los posicionamientos defendidos por IU. Como ya hemos señalado en otras ocasiones, los acuerdos firmados no son acuerdos puntuales de presupuestos, ya que C’s ha jugado a lo largo de todo el mandato un papel fundamental para el Gobierno de Clara Luquero.

El año pasado se anunció que el Ayto había terminado de pagar las sentencias millonarias que han mermado gravemente la capacidad inversora en la ciudad durante este mandato. No obstante, la realidad es que cerca de 2 millones de euros serán destinados a pagar sentencias en 2019. No debemos olvidar que esto pagos millonarios derivan de decisiones políticas del PSOE. Tampoco hay que obviar que en 2017 nos dejamos más de 7 millones de euros por sentencias y litigios desfavorables, y el año pasado 3. Para entender la magnitud de estas cifras, cabe remarcar que las inversiones reales anuales están en torno a 5 millones (4,6 en 2019).

El portavoz de IU, Ángel Galindo, durante una sesión de Pleno

Se ha reeditado un acuerdo que políticamente no dice nada nuevo con respecto al del año pasado. De hecho, varios puntos hacen referencia a cumplir aspectos del anterior acuerdo. El de 2018 no era un acuerdo puntual, sino de gobernabilidad, ya que se aprobaron inversiones plurianuales (como la del CAT) que debían ser revalidadas este año. Este pacto va más allá y programa cuestiones para julio, es decir, para después de las elecciones. Parece que el PSOE de Clara Luquero se encuentra cómodo con el apoyo del partido de Silvia Clemente.

El acuerdo alcanzado entre ambas fuerzas incluye un punto para realizar un acto de inauguración del edificio CIDE. Este es el nivel político que tenemos: indicar en un acuerdo de presupuestos el poder hacerse una foto. El bochorno no termina ahí, ya que otro de los puntos va encaminado a potenciar la falta de transparencia, porque permite solo a Ciudadanos tener información de las negociaciones con las empresas que se van a instalar en el CAT. Luego se sorprenden porque hayamos votado en contra de hacer una inversión de 3 millones de euros en el edificio, pero la información es fundamental, y ha brillado por su ausencia. Desde IU siempre hemos defendido que había que terminar el edificio, pero rechazamos que fuese en dos años y con un desembolso tan grande, y más con la merma en la capacidad inversora por las sentencias millonarias.

Más allá del acuerdo, desde IU llevamos tiempo criticando la deriva del PSOE en asuntos como los procesos de Caja Segovia. Su posición en contra de reclamar que se hiciera público el acuerdo entre la Fundación Caja Segovia y Bankia fue inadmisible. Desde IU tenemos claro que los segovianos quieren saber la verdad sobre las prejubilaciones millonarias y el caso Torreón, y que se haga justicia. Por otro lado, no podemos olvidar los casos de infracciones urbanísticas graves que han prescrito por la inacción del equipo de Gobierno (véase el del exconcejal Juan Cruz Aragoneses o el de las edificaciones ilegales en una parcela del barrio de San Marcos, este último cometido por un cargo público del PP). Los votos de PSOE y Cs evitaron en dos ocasiones la reprobación del concejal de Urbanismo, y también que se pidiera a la Fundación Caja Segovia que hicera público el acuerdo sobre el Torreón de Lozoya, que generó una gran pérdida de patrimonio a la sociedad segoviana.

Por otro lado, algo que nuestro grupo puede valorar, ya que lo llevamos reclamando años, es que la realización por primera vez de un simulacro de presupuestos participativos, con muchísimas carencias en el proceso, debido a las prisas electorales. Estos presupuestos participativos han permitido plantear propuestas que ya estaban aprobadas en Pleno, como el remonte mecánico en el Paseo del Salón. La falta de información sobre los proyectos era patente, y el planteamiento fue erróneo, lo cual se deberá ir corrigiendo de cara al futuro.