Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Editado por en Nov 12, 2015 en Actualidad, Opinión

Por qué no apoyamos la declaración institucional sobre Cataluña (por Ángel Galindo)

Por qué no apoyamos la declaración institucional sobre Cataluña (por Ángel Galindo)

Esta mañana, la Junta de Gobierno Local ha aprobado que el Ayuntamiento de Segovia se adhiera a la declaración institucional sobre Cataluña promovida por las Cortes Castilla y León, bajo el título “Por el futuro de todos”. Todos los grupos, menos IU Segovia, han sumado su apoyo. No hemos querido secundar esta declaración institucional, ya que pensamos que este tipo de iniciativas no ayudan a resolver el conflicto.

Nos encontramos ante un problema político que debe resolverse desde la política y el diálogo, y no desde posturas inmobilistas y unilaterales que favorecen la confrontación entre las partes. Nosotros no estamos a favor de la independencia de Cataluña, pero creemos que hay que dar una solución política a este problema, y no acometerlo desde los tribunales o amenazando con aplicar el artículo 155 de la Constitución.

Hay mecanismos democráticos que permitirían, con voluntad política, resolver el problema, empezando por crear una mesa política con todos los grupos para alcanzar una postura consensuada y dialogada, y acabar facilitando la celebración de un referéndum. ¿Quién que se considere un demócrata se puede oponer a que un pueblo se exprese a través de las urnas? ¿Por qué ese miedo a que la gente vote?

Los argumentos empleados por ambas partes están polarizando cada vez más las posturas, y mientras tanto asuntos como la corrupción y los problemas económicos de la ciudadanía quedan en un segundo plano. Lo que ocurre no es un problema entre catalanes y españoles, sino entre ricos y pobres.

No queremos que los que se envuelven en banderas mientras tienen cuentas en Suiza y Andorra intenten separar a las clases populares de España y Cataluña. No se trata de elegir entre el 3 % de CIU o el 3% de Bárcenas. Nosotros nos sentimos más cercanos a la clase trabajadora catalana que a los caciques de Segovia.